Cargando el contenido...

2020-05-08    16:29:49

Infodemia: la epidemia informativa que también puede ser letal

Rey Esquerra

México, 7May. (Notimex).-En la conferencia matutina del miércoles el presidente del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), Jenaro Villamil Rodríguez, señaló queotro de los rostros de la pandemia por COVID-19, además del referente a la salud y al económico, correspondía a la sobreabundancia informativa, específicamente se refirió a la información falsa. Introdujo el término infodemia y lo definió como la “sobreabundancia de información falsa, maliciosa o medias verdades sobre la pandemia y su rápida propagación a través de las personas y de los usuarios -de todos nosotros- de redes sociales”.

En Palacio Nacional Villamil Rodríguez comentó que los ganadores de la pandemia han sido las plataformas digitales, debido a que éstas han presentado un importante aumento en sus ganancias en lo que va de este año. Señaló que en este primer trimestre del año Facebook había tenido cuatro mil 902 millones de dólares de ganancia, mientras que Google reportó seis mil 836 millones de dólares. Asimismo, dijo que Twitter “ha tenido un incremento de los usuarios, de 152 a 166 millones de usuarios en todo el mundo”.

El presidente del SPR señaló que el desafío principal es la rápida transmisión de la información falsa, la cual dijo “es exactamente igual que el coronavirus, tiene una alta tasa de transmisión y de proliferación”. Asimismo, mencionó que “en WhatsApp se ha intensificado, a raíz de la tercera fase de la epidemia, la circulación de audios y de videos alterados, truqueados, que tienen como objetivo generar desconfianza social, generar miedo, sobre todo en los sectores más populares, en los sectores que no tienen acceso luego a contrastar la información”.

La OMS y la infodemia

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró el 15 de febrero en la Conferencia de Seguridad de Múnich, que con la llegada y la difusión del COVID-19 “no estamos luchando únicamente contra una epidemia; estamos luchando contra una infodemia”. Aquel día se contabilizaban 69 mil treinta casos confirmados y mil 666 muertes alrededor del mundo. Tan solo un día antes, el 14 de febrero,se presentó el primer caso confirmado como positivo en Egipto y se registró el primer fallecimiento por COVID-19 en Francia.

Aquel día Tedros Adhanom Ghebreyesus dio cuenta de la peligrosidad inminente en la difusión de noticias falsas, al señalar que éstas “se propagan con más rapidez y facilidad que el propio virus, y son igual de peligrosas”. Dijo que estaban trabajando con empresas del ámbito de las comunicaciones y los motores de búsqueda como Facebook, Google y Youtube “con el objetivo de frenar la difusión de rumores e información engañosa” e hizo un llamado a los gobiernos, las empresas y los servicios de noticias a colaborar en la transmisión de un “nivel de alarma adecuado, sin alimentar la histeria”.

La infodemia es descrita por la OMS como la “abundancia excesiva de información, alguna precisa y otra no, que dificulta a las personas encontrar fuentes fidedignas y orientación confiable cuando la necesiten”.Para hacer frente a la información falsa que se ha propagado debido a la pandemia, la Organización Mundial de la Salud creó la Red de Información para Epidemias (EPI-WIN), plataforma que “proporciona recursos y actualizaciones periódicas, respondiendo preguntas pertinentes a medida que se desarrollan las epidemias. Su objetivo es eliminar mitos generados en las redes sociales y otras fuentes”.

La OMS ha señalado que la infodemia generada sobre el COVID-19 se ha producido principalmente alrededor de cuatro áreas temáticas sobre las que las personas buscan información confiable y en las que existe información errónea y rumores: la causa y el origen del virus; los síntomas y patrones de transmisión, los tratamientos disponibles, profilácticos y curas; y la efectividad e impacto de las intervenciones de las autoridades de salud y otras instituciones.

 

Investigación del Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo (Universidad de Oxford)

El Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo,de la Universidad de Oxford, publicó el mes pasado un estudio en el que fueron evaluados 225 elementos de información falsa o engañosa publicada en inglés entre enero y finales de marzo.

El estudio encontró que la mayoría (el 59% de la información evaluada) involucraba varias formas de reconfiguración informativa, en el que información verdadera era distorsionada de alguna manera; mientras que el 38% de la información evaluadahabía sido completamente fabricada. La información verdadera pero distorsionada acumuló el 87% de las interacciones en redes sociales, mientras que el contenido fabricado representó solo el 12%.

Además, el mismo estudio menciona que, pese a que solo el 20% de las fuentes correspondían a políticos, celebridades y figuras públicas prominentes; éstas representaron el 69% de la participación en redes sociales, mientras que la mayor parte de las publicaciones falsas o engañosas realizadas por personas comunes parecían generar mucha menor participación.

 

Acciones de las plataformas digitales para combatir la desinformación

 

Guy Rosen, vicepresidente de integridad dela red social Facebook informó en abrilque,debido a la emergencia de salud global, han tomado acciones para combatir la información falsa generada sobre el COVID-19. Algunas de las medidas que han implementado incluyen la dirección de los usuarios a páginas oficiales de la Organización Mundial de la Salud y otras autoridades sanitarias cuya información han puesto al alcance de los usuarios a través del Centro de Información COVID-19, disponible en la página principal de Facebook.

Rosen informóque Facebook se encuentra trabajando con más de 60 organizaciones verificadoras de información alrededor del mundo. Señaló que una vez que un contenido es calificado como falso por los verificadores, Facebook “reduce su distribución y muestra etiquetas de advertencia con un mayor contexto”. Dijo que durante el mes de marzo se mostró la advertencia en 40 millones de publicaciones con información falsa o engañosa relacionada con el COVID-19, medida que logró que el 95% del tiempo los usuarios no vieran el contenido de las publicaciones que tenían dicho mensaje de alerta.

Asimismo, Facebook tomó la decisión de eliminar aquellos elementos de información falsa o engañosa que pudieran conducir a un daño físico inminente. Ejemplos de la información que la red social ha decidido eliminar de la plataforma incluyen afirmaciones tales como que beber cloro cure el virus o que el distanciamiento físico no es efectivo para prevenir la propagación de la enfermedad.

En este mismo tenor, recientemente se publicó en el blog de Twitter una entrada llamada “Nueva información sobre nuestra estrategia continua sobre el COVID-19”. En ella informan sobre las medidas que están siendo implementadas por Twitter para hacer frente a la contingencia. En el blog se señala que “en un momento en el que el mundo entero se enfrenta a una emergencia de salud pública sin precedentes, queremos informar abiertamente sobre los desafíos a los que nos enfrentamos y las medidas de contingencia que vamos implementando para servir a la conversación pública en este momento crítico”.

Twitter ha realizado cambios en el enfoque sobre la aplicación de sus políticas, entre las cuales se incluye“ampliar nuestra definición de daño para abordar el contenido que va directamente en contra de lo instruido por fuentes autorizadas de información de salud pública global y local”. Señalan que esta medida será aplicada en coordinación con “autoridades de salud pública y los gobiernos”, fuentes a quienes consultarán al momento de revisar los contenidos. De esta manera, la red social exige a las personas que eliminen cualquier publicación en la que se desinforme sobre las recomendaciones que realizan las autoridades oficiales en torno al COVID-19.

 

Los estragos de ladifusión de información falsa sobre el COVID-19

Desde mediados de febrero a la fecha han fallecido en Irán más de 700 personas y más de 5 mil se han intoxicado debido a la ingesta de metanol,según han informado las autoridades de ese país. Las muertes son atribuidasa rumores que señalaban falsamente que el metanol ayuda a combatir el COVID-19. A la fecha Irán ha registrado un total de 6 mil 486 fallecimientos a causa del COVID-19, es el país de Medio Oriente con el mayor número de defunciones registradas por el virus.

En Estados Unidos, luego de que hace dos semanas el presidente Donald Trump sugiriera comprobar si la inyección de desinfectante en el cuerpo pudiera funcionar como tratamiento para combatir el COVID-19, el Centro de Control de Envenenamientos de Nueva York reportó un aumento en el número de llamadas en las que se consultaba sobre la exposición al Lysol, al cloro y a otros limpiadores.

Asimismo, en Querétaro dos personas fueron atendidas por el Centro Regulador de Urgencias Médicas (CRUM), luego de que éstas realizaran gárgaras con cloro y con Pinol debido a que alguien les había recomendado la utilización de dichos productos de limpieza para evitar el contagio por el COVID-19, informó Carlos Casillas, director general del CRUM.

Así como una de las medidas más importantes para frenar la propagación del COVID-19 ha sido el quedarse en casa, para frenar la dispersión de información falsa es necesario “cortar la cadena de transmisión de mensajes, noticias falsas, audios, videos, porque si no cortamos esa cadena, la epidemia de la información falsa es todavía más delicada”,como señaló el miércoles Jenaro Villamil.